Estas historias demuestran que las casas inteligentes ahuyentan (de verdad) a los ladrones Deja un comentario

Comparte este Post

Cámaras de vídeo conectadas a una aplicación de nuestro teléfono móvil, altavoces que emiten señales ruidosas o mensajes para ahuyentar… La ‘smart home’ no es solo sinónimo de futuro y progreso, sino que también es un aliado para evitar que los ladrones se hagan con nuestras pertenencias. Si tienes dudas sobre instalar cerraduras o timbres inteligentes, hay unos cuantos casos de éxito (y no hablamos de empresariales) que te harán cambiar de opinión.

Uno de los últimos sucedió en la ciudad canadiense de Edmonton el pasado 16 de octubre. Alrededor de la una y media de la tarde, dos hombres se aproximaron a una casa, vacía en ese momento. Uno de ellos tapaba al otro, que intentaba forzar la puerta principal con una palanca. Mientras, el dueño de la casa recibió una alerta de Ring Video Doorbell, el timbre con cámara y sensores de movimiento que tenía instalado en un lateral. Los cacos no pudieron completar su robo: al grito de ‘get away from the door’ (“aléjense de la puerta”), huyeron a paso rápido. No fue el artefacto el que gritó: fue el propietario, que lo veía todo desde su trabajo.

Estos no consiguieron entrar a ese hogar de Edmonton, pero hubo otros que sí lo hicieron. Eso sí, también se trataba de ‘smart homes’ que no se lo pusieron fácil para hacerse con todo el botín. Sucedió en 2016, en Tampa (Florida). Una cámara grabó cómo tres ladrones entraron en el hogar y se hicieron con varios objetos personales. Pero una alarma sonó y salieron pitando. Uno de los sospechosos fue detenido.

Altavoces y otros ahuyentadores

Ver a los ladrones entrar en tu casa o amenazar con hacerlo puede ser surrealista: tú a unos kilómetros de allí y sin poder hacer nada… o mucho. Sobre todo, cuando decides que más vale prevenir que curar. Fue lo que le pasó en 2014 en EEUU a Nisarg Swaminarayan, que tenía instaladas no una, sino tres cámaras en su casa. Así, cuando un ladrón entró en ella y vio uno de los dispositivos, le dio la vuelta para evitar que grabara su imagen. Pero claro, no contó con que había otras dos. Mientras, Swaminarayan lo veía todo cuando cenaba con unos familiares cerca de allí.

El susto del ladrón tuvo que ser grande cuando, al coger uno de sus objetos, le dijo a través de un altavoz: “Te veo. Por favor, abandona mi casa”. Un mensaje como de ultratumba que tuvo su efecto: el mangante huyó. Poco después, la policía lo capturó. Todo ello, gracias a una ‘app’ gratuita, a tres cámaras con conexión wifi y a unos altavoces que le costaron 150 dólares (133 euros actuales). Las pérdidas en objetos personales podrían haber sido mucho mayores.

Este ladrón giró una de las cámaras, pero no se salió con la suya. Porque ellos ya se saben algunos trucos de las ‘smart homes’, aunque no todos. Por ejemplo, que las grabaciones se guardan en la nube. Lo hacen las de la marca Cocoon, que en su blog contó lo que le pasó a un matrimonio escocés.

Dos ladrones que vestían pasamontañas entraron en la casa mientras estaba vacía y robaron varios objetos y joyas. Aunque cortaron los cables de la cámara, la filmación de los 30 segundos anteriores ya se había mandado a la ‘app’ de los propietarios; ahí había material suficiente para comenzar las pesquisas: se tuvo que acercar mucho para cortarlo y dejó grabada su fisonomía. Cuando la pareja vio las imágenes, pudo enviárselas a la policía, que consiguió detener a los delincuentes.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Hasta los ladrones profesionales se rinden a la ‘smart home’

Los casos que hemos visto ya demuestran que una ‘smart home’ es una buena idea para evitar los robos o, por lo menos, para atrapar a los ladrones una vez han cometido su fechoría. Y si los clientes están satisfechos con ellas, los delincuentes también tienen su opinión sobre estas casas.

Peter Woolf, un hombre que comenzó a robar con 14 años hasta que lo detuvieron y decidió reformarse, y que contó su vida criminal en un libro de éxito, ha hablado sobre estas casas que no existían cuando él ‘trabajaba’.

Foto: Foter
Foto: Foter

“La buena seguridad es lo que más desalienta [a los ladrones]”, explica. “Si entras en un jardín y la luz se enciende, y lo primero que ves es ‘sonríe, estás en la televisión’, entonces sí, eso te detiene. Y las cámaras de seguridad inteligentes para el hogar son brillantes”, destaca.

Woolf también resalta que las alarmas se activen de inmediato y que los dueños de la casa puedan avisar enseguida a los agentes. “Puedes proporcionar todas las pruebas que la policía necesita en lugar de esperar a que alguien escuche una alarma tradicional y el ladrón se haya ido para cuando la policía haya tenido tiempo de reaccionar”. Sin embargo, poseer un sistema de seguridad inteligente no sirve de nada si no seguimos su consejo: “Has de mostrar que lo tienes si quieres desalentar a la gente”.

Foto: Unsplash
Foto: Unsplash

Es decir, deja claro desde el exterior que vives en una ‘smart home’. Seguro que así no habrá quien se quiera acercar. Y quien lo haga, que se prepare para llevarse un buen susto en forma de timbre, cámara o altavoz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tenemos un cupón de descuento disponible para vos

Abrir chat
0

Tu carrito