Pistola WiFi: Fácil de hacer, y con «9 kilómetros» de alcance Deja un comentario

Comparte este Post

Las compañías de telecomunicaciones se niegan a instalar nueva infraestructura, Google trata de cubrir el vacío lanzando globos, Facebook dice que las solución está en los drones, y cierto fabricante de coches eléctricos planea lanzar satélites, ¿pero qué sucede con el WiFi? Extender su alcance es técnicamente posible, y varias compañías alrededor del mundo ya lo hacen, sin embargo, nuestros ucranianos locos favoritos en YouTube vuelven al ataque desarrollando una alternativa casera.

El WiFi ha multiplicado nuestro potencial de conectividad, y más allá de algunos dolores en lo que se refiere a seguridad, continúa siendo uno de los pilares tecnológicos más importantes. Si vas a cualquier espacio público, lo más probable es que encuentres una señal de WiFi abierta para acceder a una velocidad básica de navegación, y hago énfasis en «básica». El número de usuarios conectados afecta la estabilidad de la conexión, al igual que la «competencia» de otras redes cercanas, y por supuesto, la distancia que nos separa de la fuente.

Y hablando de distancia… lo cierto es que la fabricación de antenas caseras para conectarse a puntos remotos de acceso es bastante común. YouTube está repleto de tutoriales con diseños bastante extravagantes, y a ellos se suma uno de los últimos vídeos publicados por el canal kreosan. Su antena es una especie de híbrido entre una antena Yagi y una antena de parche, y todo lo que se necesita para su construcción es una lámina de metal (el uso de cobre no es obligatorio) a la que debemos cortar en círculos, una varilla roscada, varias tuercas, y un cable para conectarla ya sea a un adaptador WiFi, o a un router si el plan es emitir una señal. Al combinar dos de estas antenas, kreosan logró cubrir una distancia de nueve kilómetros.

Ahora, dejando a un lado el aspecto cómico del vídeo, ¿qué tan bien funciona en realidad? Algunos youtubers han salido al cruce de esta antena, y aunque puede funcionar en un apuro detectando routers a cientos de metros de distancia, al parecer tiene errores en su diseño. Una de las recomendaciones principales es aislar al elemento conductor del resto de la antena, y a juzgar por el segundo vídeo, la diferencia es notable. En cuanto a los nueve kilómetros, bueno… creo que la antena es demasiado pequeña para eso aún cuando se utilizan dos (eso sin abrir la discusión sobre energía), pero no es imposible. Existen soluciones comerciales que superan con comodidad los diez kilómetros, siempre y cuando haya paciencia frente a factores externos como el clima.

 


Comparte este Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Abrir chat
0

Tu carrito